Circulo De Estudio " Brujula Metropolitana"

El filme mexicano sobre el montaje apresurado de una obra de teatro es una de las gratas sorpresas del año en donde montar un drama puede crear una gran comedia. Y ahí está, lector, muy cerca de Madrid, frente al que fue Ventorro del Chaleco, esa mina de misterio como un milagro de la leyenda sobre el alma popular. Creo recordar que había tres cuevas y estuvieron hasta 1973, año en que se empezó a construir IVIASA, unos edificios blancos frente al Parque de la Colina. Estos son recuerdos muy vagos, ya que en aquel entonces yo tenía unos 10 años, y espero que alguien pueda aportar algún dato más. Después de construir la M-30, quedó un trozo en el margen de la Ciudad Jardín de la antigua López de Hoyos cortada.

Respecto a los chalecos leí en: Madrid, Primera década del siglo XX, 1901-1910, de D. José Alfaro López, que era una prenda muy usada, tanto en verano como en invierno, en todo tipo de tejidos, colores y estampados, y que efectivamente, había gente que los coleccionaba. Si hacía mucho calor se remangaba la camisa, pero su chaleco siempre lo llevaba puesto, junto con su inseparable reloj de cadena que lo llevaba en el bolsillo exterior del mismo con una cadena que enganchaba a un botón del chaleco. Mi familia vivía en la Calle Tritón, e íbamos a comprar al ventorro la fruta, legumbre y la alfalfa para los animales. Yo estoy entre Manolo y Carmina, más tirando a Manolo (me refiero a la edad ;-).

Allí estuvo algunos años neumáticos Javi y una chuletera, que se llamaba la Curva el Jardín (no lo recuerdo bien) -Confirmado: Chuletera el Jardín (Infrd: Vicky y mi hermana)-, y se podía ver todavía alguno de los ojos del puente sobre el arroyo Abroñigal. El abandono de las casas y edificios (había en López de Hoyos algunos de 4 plantas) se produjo entre 1969 y 1972, quedando muchos hogares abandonados durante todos esos años. Muy interesante este asunto que has traido al blog del Ventorro del Chaleco, es muy interesante. Como tu indicas, chuleteras con sus sarmientos, sus parras, su frescor, quedan pocas en Madrid.

Entro para recordar la chuletera El Jardin, magnifico oasis en electricistas madrid centro los cálidos meses de verano y refugio nocturno y algo recóndito para aquellos que lo podiamos disfrutar. Fue un detonante para mi memoria el comentario que hiciste de la vaquería de López de Hoyos, de Mariano el Pastor,... en el blog de Enrique.

Juan José Millas, en su libro el Mundo, cuenta perfectamente el reparto de las barras de hielo por la Prospe en los años 50.

Hay una en el barrio de las Carcavas (Hortaleza), pero la última vez que estuve a finales de los noventa había bajado mucho su calidad y encanto de antaño(observación personal).

Mi abuelo, que tenía una taberna en la Colonia el Mahou, hacía el reparto por Madrid con un carro de mulas de gaseosas y bebidas refrescantes desde la década de los 30. Creo que mi padre me contó alguna vez que también repartía hielo, pero ni mis hermanos, ni mis tías me lo han confirmado. Mi hermano me ha comentado que también había en el Ventorro un almacén de piensos para los animales y yo recuerdo una casa que tenia una pequeña nave en la que almacenaban vinagres.

Según me contó mi tía, antes de existir la fábrica de hielo tenían que ir los cuatro hermanos, entorno a los 10 años, hasta la calle Arenal a por hielo, y mediante unos refajos de mimbre, ocultar el hielo para poder subir al autobús el tranvía. Yo creo que los de la Prospe contamos con la fortuna que Millas haya contado, en clave literaria, sus memorias infantiles. Efectivamente la fábrica es LASICAL,... muy buena tu observación, eres el primero que menciona el error.

Toda la historia de Millas sobre sus visitas al barrio de los muertos y las descripciones del barrio, de sus comercios, etc es una pura delicia. Me refería más que nada a mi recuerdo de la niñez, las casas estuvieron al menos un par de años deshabitadas, abandonadas,.. la gente entraba a buscar chatarra y a ver que habían dejado. Cuando quieras tienes abierto el blog para poner lo que tu desees, este es un sitio abierto y siempre son bienvenidas cualquier corrección puntualización como las tuyas.

Solo recuerdo un comentario que hice en Urban Idade para una persona que quería localizar la parroquia, y creo que me confundí con los nombres, aunque las señas se las dí bien. Tengo pendiente artículos sobre El Cerro de la Cabaña, que ese es su nombre, con alguna foto antigua y muy curiosa. Al otro lado del Arroyo Abroñigal, en lo que antes fue término de Canillas, frente a la fábrica Perlofil- Enkalon, hubo una nave en la que se fabricaban aquellas sillas de hiero que llenaron las terrazas de los bares, por los primeros años sesenta. La pajería y tienda de piensos, que era como se llamaba, estaba entre el Arroyo y López de Hoyos, y más menos en frente estaba el control de consumos.

También había un cuartel donde está actualmente la gasolinera de Costa Rica, cuyos soldados podaban las moreras de las Colonias y daban la leña a los vecinos para el invierno. Estoy hablando de una época posterior a la del Ventorro del Chaleco, cuando ya se habían construido las Colonias, pero para mi es igual de apasionante. Y en referencia a la taberna de la Colonia Mahou, no sé si era del abuelo de Ricardo Márquez de Juan José Millás, pero el otro día recordábamos un bar que había nada más cruzar la pasarela desde el Parque de las Avenidas, donde está la IBM y la residencia de ancianos.

De las litronas tampoco te puedo decir, yo conoci los botellines de Mahou que eran mucho más grusos que los de ahora y que las letras venían en tinta blando. Pedro, yo soy relativamente nuevo en Acebo, aunque llevo muchos años viviendo por el barrio, aunque mis orígenes son de Ciudad Pegaso. OM 10 d'octubre de 1994 sobre control i certificació de llavors i plantes de viver.

Al decir en tu comentario que vives en la c/. Acebo, no tengo por menos que preguntarte lo siguiente, entre tu y yo, existe una gran diferencia de edad, tu dices que tienes 48 y yo tengo 64, la pregunta que quiero hacerte es la siguiente. Insertaremos la foto lo antes posible, nos podemos retrasar un poco, pero para artículos ya publicados es relativamente sencillo. El Casino de Salamanca instalaba 59 luces, 9 para los salones y dependencias de diario y 50 para los días de baile.

He llegado a este post buscando información sobre el crecimiento urbanístico de Madrid y encuentro muy interesante el artículo que mencionas de Francisco Lucientes. Por las cosas que resumes, presumo que no tienes que ser muy joven, yo tampoco lo soy, asique me gustaría que me dijeras la edad, para comentarte algo sobre las personas que nombras. En primer lugar, encantado de que hayas entrado a formar parte de esta familia que componemos el blog, dices que nos has conocido a traves de tu hijo, pero no se quien es tu hijo, haber si también se identifica.

Si decides continuar comentando, tendremos ocasión de recordar a personas y lugares, quiero también recordarte otra entrada del blog, en la que hacemos un repaso de lo que era el barrio, se titula EL VENTORRO DEL TIO CHALECO, entra en ella y dale un repaso, seguro que te gustará. En ocasiones puede dar problemas la visualización de la palabra de verificación (sale la equis roja), debes de dar PUBLICAR COMENTARIO, para que la pantalla se refresque y volver a la parte de abajo donde aparecerá el texto que has puesto y una nueva palabra de verificación.

Aunque no te demos una respuesta de bienvenida a tu comentario -para evitar llenar la lista de comentarios- siempre será leído y desde aquí TE LO AGRADECEMOS sinceramente. La mayor parte de la información se encuentra en Internet, y cuando ha sido directamente extraída de algún libro foto con registro, se menciona explícitamente Si hemos obtenido la autorización correspondiente estará marcando el elemento con ®, siendo la autorización de utilización únicamente para este blog. Los puestos de perfil comercial han sido los más demandados en los últimos años.

Si considera que algo de lo expuesto en este blog menoscaba su propiedad intelectual, no dude en ponerse en contacto con nosotros para solventar el problema lo antes posible. Algunas de las ofertas de empleo emitidas por particulares han pasado de mostrar indiferencia ante el origen geográfico de un candidato a marcar como requisito indispensable que el aspirante sea español.